Sin duda la higiene es un factor determinante a la hora de gozar de una buena salud ocular, pero se torna en decisivo para los  usuarios de lentes de contacto. Este factor, unido a otras variables (realmente faciles de gestionar) harán que tus ojos, sobre todo si usas “lentillas”, estén lo más lejos posible, no solo de un pequeño malestar o enrojecimiento de ojos, sino de un riesgo de infección.

Cuida tus ojos, cuida tu salud...te lo ponemos fácil.

Una pobre higiene en tus ojos y sobre todo en tus lentes de contacto eleva el riesgo de de infección (cuatro veces más), para ello es recomendable la limpieza, no solo cuando te quitas las lentillas, sino que puedes limpiarlas y refrescarlas sobre la marcha, con las lentes puestas, y sin necesidad de manipularlas, gracias a la completa gama de lágrimas de AVIZOR (pues ver más en www.avizor.es) ,…así que ya no tienes excusa.

Otro factor que eleva potencialmente el riesgo de infección, es dejarse las lentes puestas por la noche (descuido porque no estás en tu casa, pereza ante el sueño que llega, fallo porque “yo creia que”, inconsciencia despues de una noche de copas…vaya usted a saber), hecho que ocurre con bastante frecuencia, pero que actualmente es facil de resolver, gracias a los nuevos liquido para lentillas desarrollado en formato monodosis, para un único uso, de manera que es muy práctico para llevar siempre encima, estés donde estés, siempre puedes llevarlo contigo.

PUEDE SER MÁS SENCILLO?? Por lo tanto, si tus lentes están en perfectas condiciones, está en tu mano evitar las malas prácticas que puedan conllevar, picor, ojos rojos…o incluso infección.

La limpieza es esencial para sacar partido a tus lentes de contacto

En cualquier momento y situación...tienes tu "limpieza" a mano.